miércoles, 25 de enero de 2017

Derecho y literatura: El proceso

La relación entre el derecho y la literatura puede ser entendida en tres sentidos, a saber: (i) el derecho como literatura, que es la posibilidad de interpretar literariamente la ciencia jurídica a través de los principios establecidos en la Constitución y la jurisprudencia creadora de derecho; (ii) el derecho de la literatura, que estudia el alcance de la censura y del derecho de propiedad sobre las creaciones literarias; y (iii) el derecho en la literatura, en el que se analiza la experiencia jurídica contemplada en historias ficticias narradas en ese medio artístico, lo que permite lograr una mejor formación de la cultura y de la comunidad jurídica. Es a partir de esta última relación que se escriben las siguientes líneas.

De manera muy concreta se puede decir -siguiendo a Zolezzi- que la vinculación entre el derecho y la literatura y su importancia como herramienta válida para la enseñanza surge de las siguientes notas: (i) la literatura enseña al estudiante la habilidad para escribir y hablar bien, les otorga la habilidad para formarse en un ambiente discursivo útil para quien quiere ser abogado, para seleccionar lo que es relevante; (ii) permite desarrollar habilidades para llevar a cabo una buena retórica y narración, ya que será la narración mejor elaborada, más articulada, mejor apoyada en la prueba de cómo ocurrieron presumiblemente los hechos, la que termine convenciendo al juez; (iii) la literatura ayuda a acercar al conocimiento de la psiquis humana que no forma parte del lenguaje formalizado del derecho; (iv) el movimiento de derecho y literatura pone a disposición de los juristas métodos de interpretación; (v) a través de la experiencia de otro, el futuro abogado podrá familiarizarse con las complejidades del ser humano y las características de la cultura en la que le toca vivir; y (vi) también a través de esa experiencia, la literatura puede ayudar a entender la cultura jurídica del medio en el que nos toca actuar.

Particularmente, la literatura permite enseñar derecho de manera complementaria y alternativa a través del uso de la imaginación utilizando ejemplos que sirvan para ilustrar, sensibilizar y hasta para crear empatía con aspectos relacionados con esta ciencia. Lo anterior se podrá evidenciar en este breve análisis, ya que en esta oportunidad queremos referirnos a la obra inacabada El proceso, de Franz Kafka para reflexionar acerca de la utilización de la justicia con un objeto distinto a su fin.

La novela tiene como personaje principal a Josef K., quien trabaja en una posición privilegiada en un banco. Josef en una mañana fue arrestado por un motivo desconocido, a partir de lo cual se ve encerrado en una pesadilla que lo lleva a contactar a abogados y personas íntimamente relacionadas con el tribunal de la causa para que utilicen sus influencias a su favor y así, de alguna forma, intentar defenderse de la justicia y la ley que nadie parece conocer cómo funciona de manera concreta. El proceso judicial no sólo no era público, sino que además era secreto para Josef, por lo que era fundamental conocer personas relacionadas con los funcionarios judiciales para obtener una decisión favorable.

En virtud de lo anterior, a Josef se le recomendó que contactara a un pintor próximo a los funcionarios del tribunal (pintaba retratos de los jueces) para que lo ayudara con su proceso. Conversando con él se enteró que sólo existían tres tipos de absolución: la absolución real, que no podía lograr el pintor con su intermediación, tales decisiones son conocidas como una leyenda porque nadie se ha beneficiado de ellas, ya que son dictadas por el Tribunal Supremo que es inalcanzable para todos; la absolución aparente, en la que no se producen más modificaciones de las actas, se trasladan de unos tribunales a otros y desde el exterior pareciera que todo se ha olvidado, que el expediente se ha perdido, pero si un juez lo encontrase ordenaría la detención inmediata del acusado; y la prórroga indefinida, mediante la cual se mantiene de un modo duradero el proceso en una fase preliminar, regularmente hay que visitar al tribunal y mantener contento al juez, de ese modo el juicio no pasaría de su primera fase. En los últimos dos casos se impide que se condene al acusado, pero también imposibilitan lograr la absolución real.

Esa historia de Kafka no se sabe cómo termina, aunque hubiese sido interesante saber qué pasaba con Josef K. Lo que sí es que tenemos que agradecer al amigo de Kafka, Max Brod por haber publicado esa obra luego de su muerte, desatendiendo el pedido del autor de que se quemaran sus escritos.

miércoles, 11 de enero de 2017

Derecho y cine

Proponemos que hoy en día la formación del abogado se realice utilizando otros medios adicionales, alternativos y complementarios al derecho positivo y a los textos jurídicos mediante la utilización de conceptos y situaciones familiares que consigan la motivación del alumno para un aprendizaje significativo. La idea es captar el interés de éstos a partir de situaciones cotidianas y atractivas relacionadas con la ciencia del derecho que obliguen a su análisis. La mayoría de los autores que plantean esta herramienta pedagógica interdisciplinaria proponen la enseñanza del derecho a través de la literatura y el cine, pero en esta oportunidad sólo queremos referirnos a la relación que existe entre el derecho y el cine.

Queremos aclarar de una vez que no queremos referirnos a la relación más evidente que existe entre el derecho y el cine que sería aquella relacionada con el derecho positivo del cine (cómo el derecho lo regula), sino a cómo el cine muestra narraciones e historias con contenido jurídico.

Se habla de derecho y cine y no a la inversa porque se quiere destacar cuál es el objeto de estudio en primer lugar y su vehículo en segundo término, de manera que se quiere recalcar que para los efectos de la enseñanza del derecho el cine está al servicio de esta ciencia.

Si bien es cierto que no existe una categoría de cine jurídico como etiqueta utilizada convencionalmente, no por ello el fenómeno jurídico está exento en las narraciones cinematográficas, pues hasta cierto punto es habitual que los temas propios del derecho formen parte de las tramas cinematográficas.

Utilizar el cine como recurso didáctico es relevante porque sirve para despertar el interés del alumno por un aspecto jurídico determinado, además ayuda a ilustrar un problema relacionado con esta ciencia para que reflexione sobre estos temas que se le presentan no como teorías, sino como vivencias que surgen dentro de una historia ficticia y que lo aproximan un poco a entender cuál es la vinculación real entre el derecho y la vida cotidiana (importancia didáctica).

Es relevante aprender a través de esas narraciones (aunque fantasiosas) por una razón que no es baladí: ver como resulta en algunos casos la vivencia humana que se observa es un modo de entendimiento acerca de esas experiencias que son ajenas -en principio- y que pueden invitar a abogar a modificar lo que sea atinente al derecho (con intervención de la ley) si consideramos que es injusta o contraria a la condición humana.

En definitiva, la utilización de estas herramientas pedagógicas (literatura y cine) basadas en narraciones de cómo se relaciona el derecho con una parcialidad de la realidad ayudan a que el abogado esté mejor preparado para su ejercicio, pues como dijo en la película Amistad el ex presidente norteamericano John Quincy Adams: Cuando ejercía la abogacía hace muchos años, tras muchas pruebas y errores descubrí que en el Juzgado gana el que cuenta la mejor historia.

Dicho lo anterior, a continuación, nos atrevemos a recomendar algunas (de las muchas) películas que sirven para enseñar el derecho a través del cine:

1.- Anatomía de un asesinato (1959) - Otto Preminger
2.- El círculo del poder (1991) - Andreï Kontchalovski
3.- Sostiene Pereira (1996) - Roberto Faenza
4.- 12 hombres en pugna (1997) - William Friedkin (remake)
5.- Legítima defensa (1997) - Francis Ford Coppola
6.- Amistad (1997) - Steven Spielberg
7.- Acción civil (1998) - Steven Zaillian
8.- La vida de los otros (2006) - FlorianHenckel von Donnersmarck
9.- El lector (2008) - Stephen Daldry
10.- No conoces a Jack (2010) - Barry Levinson
11.- Azul y no tan rosa (2012) - Miguel Ferrari
12.- Ojos grandes (2014) - Tim Burton

Publicado inicialmente en la Revista Digital Guayoyo en letras.