domingo, 15 de julio de 2018

Derecho y cine: El sustituto


Es una película dirigida por el reconocido actor y director, Clint Eastwood (2008). La traducción al título original (Changeling) varía dependiendo del país, por eso es llamada El intercambio, en España y El sustituto, en México, Argentina, Chile y Venezuela. Por su gran calidad estuvo nominada a tres premios Oscar.

Está basada en increíbles hechos reales, los cuales ocurrieron entre finales de la década de los años veinte y los treinta del siglo pasado en Los Ángeles, EE.UU., relacionados con el secuestro, desaparición y asesinato de niños. Inicialmente, iba a ser dirigida por Ron Howard, pero para nuestro bien, terminó siendo Eastwood quien encabezara esta impecable obra cinematográfica, desde toda perspectiva, como es usual en él.

El largometraje narra la desaparición de un niño, lo que derivó en un escandaloso caso de negligencia por parte de la policía de Los Ángeles. Son hechos que hoy nadie creería, especialmente, por el grado de maldad, desprecio hacia el ciudadano, incompetencia policial y falta de sensibilidad y empatía con las víctimas. Ello se explica por el intenso grado de corrupción y ejercicio del poder ilimitado del entonces departamento policial.

En la obra se muestra la intensa perseverancia de una mujer por encontrar a su hijo desaparecido, luchando para ello en un mundo excesivamente déspota, sin importarle que para ello tenga que desafiar todo el poder con el que contaba la policía. Afortunadamente, no tuvo que enfrentar ese trauma sola y contó con el apoyo de influyentes personajes en la opinión pública e incluso con la rebeldía de uno de los detectives del cuerpo de seguridad. De manera que se trata de una excelente historia que podría catalogarse entre thriller y drama.

Puedes conocer más sobre esa película aquí.

Les recordamos que anteriormente hemos escrito una nota sobre Sully, otra película de ese director, la cual puedes leer acá.

sábado, 30 de junio de 2018

Derecho y literatura: Crímenes

Es un conjunto de once relatos escritos por Ferdinand von Schirach (2009). El autor es un reconocido abogado penalista alemán, por lo que los cuentos que conforman la obra forman parte de su experiencia profesional. Crímenes se mantuvo durante 45 semanas en la lista de los más vendidos en Alemania y obtuvo el prestigioso Premio Kleist, también ha sido traducida a 30 idiomas.

Desde el prólogo, el autor nos muestra que la obra gira sobre personas que han violado la ley por cuestiones del azar y no por una predisposición psicópata. En efecto, von Schirach señala en el prólogo que Yo cuento las historias de asesinos, traficantes de drogas, atracadores de bancos, prostitutas. Todos tienen su historia y no son muy distintos de nosotros. Nos pasamos la vida bailando sobre una fina capa de hielo; debajo hace frío y nos espera una muerte rápida. El hielo no soporta el peso de algunas personas, que se hunden. Ése es el momento que me interesa. Si tenemos suerte, no ocurre nada y seguimos bailando. Si tenemos suerte.

Las asombrosas historias, aunque parezcan increíbles, sucedieron efectivamente, aunque el autor cambió los nombres y el contexto, de manera que afirma estar bastante seguro de que incluso la gente que las vivió no se volvería a reconocer en ellas. En cada cuento, parecidos en su estructura, la intriga y la normalidad en la vivencia de cada personaje es un elemento constante. Se trata de circunstancias a las que se exponen los personajes quienes necesitan actuar según las necesidades del momento, por lo que se mueven en una delgada línea entre el bien y el mal y cuyos matices evidencian la fragilidad del ser humano.

Se trata de un sinfín de emociones, con casos de la vida real que nos conllevan a reflexionar acerca de la realidad y los prejuicios que podamos tener sobre algunos temas y que en definitiva nos ayudan a concluir lo fácil que las pasiones humanas pueden despertarse y dependiendo de las situaciones que nos encontremos pudiéramos comente un crimen, sin ni siquiera alguna vez haber pensado que seríamos capaz de ello. En virtud de ello, recomendamos ampliamente esa obra, no solo a abogados, sino al público en general.

En 2006 se estrenó una película escrita por von Schirach y dirigida por Lars Kraume, cuyo nombre es Terror y sobre la que puedes conocer más aquí.

viernes, 15 de junio de 2018

Derecho y cine: La ola


Es una película alemana, originalmente llamada Die welle, dirigida por Dennis Gansel (2008), la cual gira en torno a la explicación en una clase de secundaria de los rasgos fundamentales que identifican a todo régimen totalitario.

El largometraje está basado en el experimento La tercera ola. El objeto de ese estudio realizado en 1964 por el Profesor Ron Jones en EE.UU., fue el de demostrar que las ideologías autoritarias aún podían tener atractivo y seguidores en cualquier modelo de sociedad, por más libres y abiertas que sean, no necesariamente son inmunes a seguir la ideología contraria a la dignidad humana de esos nefastos regímenes. A sus alumnos, Jones los convenció, como parte de la prueba, de que el individualismo es perverso al persuadirlos de que lo adecuado es lo que significa el lema que les inculcó: Fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo. Conoce más sobre ese experimento acá.

De vuelta a la obra cinematográfica que se comenta, el Profesor del seminario sobre las autocracias impone cada día nuevas reglas de conducta y comportamiento que los adolescentes estudiantes deben seguir obligatoriamente. El grupo se va cohesionando cada vez más y los alumnos sienten que en la unidad son indestructibles, lo que los anima a realizar actos vandálicos a espaldas del Profesor.

Al final del seminario y del experimento la transformación del grupo hace que la situación se escape de control, derivando en lamentables hechos y consecuencias de las que el Profesor tuvo que responsabilizarse.

Puedes conocer más sobre esa película aquí.  

miércoles, 30 de mayo de 2018

Derecho y literatura: El extranjero


Es la primera novela escrita por el ganador del Premio Nobel, Albert Camus (1942). Se trata de una interesante novela filosófica pesimista y existencialista, ello se debe a la influencia que tuvo ese autor de Nietzsche y Schopenhauer

Esta importante obra ha sido analizada desde la perspectiva de varias disciplinas, pero es importante a la luz del derecho por las siguientes razones que abordamos de seguidas:

La novela gira en torno a un proceso judicial y puede entenderse como una crítica del autor sobre el sistema de justicia y la defensa pública. Juicio respecto al cual puede reflexionarse en relación con la postura que asume el imputado, como una conducta de rebeldía frente al absurdo que pueden resultar los convencionalismos sociales.

El desarrollo de ese proceso permite criticar a los sistemas judiciales en los que se considera relevante evaluar la tradicional conducta del imputado, ya que esa es la razón primordial por la cual se dictó la sentencia condenatoria en esa interesante historia, en la que podría aseverarse que se castigó más por la postura del criminal frente a la vida que por el delito cometido. Los pormenores del crimen también permiten ahondar sobre diversas aristas relacionadas con la legítima defensa, ya que el sujeto no se encontraba en una situación de amenaza y realizó cuatro disparos.

En concreto, recomendamos la lectura de esa novela por constituir una denuncia en contra de una sociedad que castiga a un par por la absurda razón de que éste no manifieste sentimientos de pertenencia y no se adapte a normas de conducta convencionales respecto a la afectividad frente a las amistades, relaciones de pareja o la familia.

En 1967, Luchino Visconti dirigió una adaptación al cine de esa historia, sobre la que puedes conocer más aquí. Además, debe decirse que The Cure se inspiró en esa obra para componer la canción Killing an Arab, cuyo videoclip puede verse acá.

martes, 15 de mayo de 2018

Derecho y cine: Buenas noches, y buena suerte

Es la segunda película dirigida por el reconocido actor George Clooney (2005). Está relacionada con la libertad de expresión y debido a su buena realización fue nominada a seis premios de la Academia.

Es un gran largometraje, muy bien logrado, como obra cinematográfica y desde el punto de vista artístico. Está realizada en blanco y negro y la banda sonora es básicamente jazz.

Los hechos narrados en la película transcurren en EE.UU. en los años 50, fecha en la que inició el periodismo televisivo. Concretamente, se narra cómo el equipo de Edward R. Murrow, en la sala de noticias de CBS, desafían el momento histórico en aras de informar verazmente a los televidentes que acudían al show de Murrow por su objetividad.

Téngase en cuenta que en esa época, ese país adelantaba importantes políticas en contra del comunismo, para evitar su propagación ideológica y sus perniciosos efectos en contra del Estado de Derecho. Principalmente, esa cruzada la llevaba adelante el parlamentario Joseph McCarthy.

Frente a algunas actuaciones de McCarthy que violaban los derechos constitucionales de sujetos investigados por éste, derivó en que Murrow dedicara un programa a cuestionar esas actuaciones y que supuso un conflicto entre él y el parlamentario. Una de las expresiones más destacables de los argumentos utilizados por Murrow en su programa es la siguiente:

“No podemos confundir el disenso con la deslealtad. Tenemos siempre que recordar que la acusación no es prueba y que la condena depende de la evidencia y del debido proceso. No podemos andar temerosos unos de los otros. No podemos permitir que el miedo nos domine en esta época de la sinrazón… Este no es el momento para guardar silencio”.

Puedes conocer más sobre esa película aquí.

lunes, 30 de abril de 2018

Derecho y literatura: Defender a Jacob

Es un muy recomendable thriller legal, escrito por William Landay (2012). La novela desafía aquellos sistemas judiciales en los que los menores son tratados como adultos y que, por ende, tienen la última palabra en lo que se refiere al modo en que se deberá ejercer su defensa. El libro llegó a ser best seller Nro. 1 en EE.UU.

Luego de descubierto el cadáver de Ben Rifkin, un niño de 14 años, en un parque de Newton, Massachusetts, cuya investigación la llevó a cabo Andy Barber, ayudante del fiscal de distrito y padre de Jacob, un compañero escolar del occiso y quien a la postre sería procesado por la presunta comisión del delito.

Como consecuencia de la acusación a Jacob, Andy se ve obligado a retirarse momentáneamente de su trabajo como fiscal y comienza una tortuosa vida en la que a toda costa intenta evitar que se derrumbe la vida familiar y profesional que ha logrado construir.

En la investigación se observa cómo se intenta dar valor probatorio a las entradas de Facebook y otras páginas en la que interactuaba Jacob, para de algún modo entender el móvil que presuntamente lo llevó a cometer el asesinato del compañero que acostumbraba a abusar del imputado.

La novela es especialmente recomendada para quienes gustan las tramas construidas alrededor de un juicio. Además, el autor pone en relieve, según sus convicciones, que todo ser humano tiene tendencia hacia el asesinato. La novela hace que nos cuestionemos lo difícil de las relaciones interpersonales y de lo poco que podemos llegar a conocer a los seres más cercanos, así como, sirve para poner de manifiesto en un contexto ideal lo que se ha denominado como gen asesino, sobre el que puedes leer aquí.

Pero para nosotros lo más importante se puede resumir en la siguiente pregunta, ¿cuánto conoces a tus hijos y qué harías si sospecharas que es un criminal?

domingo, 15 de abril de 2018

Derecho y cine: Chappie

Es una película de ciencia ficción, dirigida por Neill Blomkamp (2015), narrada en una distópica Johannesburgo. En el largometraje actúan los integrantes de Die Antwoord, agrupación sudafricana de hip hop, de manera que la estética de la película tiene mucha relación con la que ellos suelen utilizar en sus videos y conciertos.

Con el objeto de disminuir la criminalidad en la ciudad de Johannesburgo, la policía compró robots blindados para combatir a los delincuentes. Uno de los creadores de esas máquinas quería dotarlos de inteligencia artificial, cuyo proyecto fue negado y en virtud de ello lo desarrolló secretamente en casa.

Paralelamente, una de las bandas criminales decide robar el software de los robots policías para poder apagarlos y así cometer sus fechorías sin temor a represalia alguna. Desafortunadamente, lo que lograron fue secuestrar al científico que desarrollaba la inteligencia artificial, cuyo programa fue instalado en un robot dañado al que le dieron por nombre Chappie. A éste le enseñaron maniobras de delincuentes para que los ayudara a lograr los fines de la pandilla.

En ese sentido, el primer aspecto jurídico que podría tomarse en consideración es saber cómo las legislaciones regularían, de llegar a suceder, las consecuencias derivadas de los daños ocasionados por la utilización de robots para combatir la criminalidad.

En relación con Chappie y la inteligencia artificial, también cabria la duda de saber si a las máquinas dotadas de conciencia se les reconocerá la titularidad de algunos derechos en virtud del discernimiento con el que puedan contar. Al respecto, Ríos (2012), al analizar la película Blade Runner (1982), asevera que en esos casos podrían gozar de derechos humanos, ya que abstrae la humanidad propia de esos derechos, por lo que afirma que “...por este motivo, el titular de los derechos humanos es aquel que es una persona, siempre que la personalidad no se encuentre vinculada al concepto de ser humano”. Accede a ese estudio de Ríos aquí.

El largometraje también contó con la actuación de Dev Patel, Hugh Jackman y Sigourney Weaver. Puedes conocer más de la película aquí.

sábado, 31 de marzo de 2018

Derecho y literatura: Ensayo sobre la ceguera

Se trata de una novela escrita por el reconocido novelista, poeta y periodista portugués José Saramago (1995), ganador del Premio Nóbel de Literatura en 1998. La obra resulta interesante desde el punto de vista jurídico y sociológico.

La trama está construida alrededor de una epidemia de ceguera que afecta a todos los habitantes de una ciudad, en la que una sola persona puede ver y se sacrifica duramente para ayudar a su entorno a salir adelante con el mayor decoro posible. Podría llegar a pensarse que la ceguera y la obra es un modo de describir -exageradamente- el modo en que vivimos y nos relacionamos entre nosotros actualmente. Particularmente, la siguiente afirmación de la obra resume lo hasta aquí dicho “el miedo ciega (…) ya éramos ciegos en el momento en que perdimos la vista, el miedo nos cegó, el miedo nos mantendrá ciegos”.

La dignidad es quizás el primer móvil que mueve a la mujer que ve para ayudar al selecto grupo que protegía, mujer que vivía entre el temor de contagiarse, la esperanza de que la situación acabara y la fortaleza de carácter. El pánico hizo que las autoridades se despreocuparan por los ciegos, quienes estaban desprotegidos desde cualquier punto de vista y sometidos a míseras condiciones por decisión de los gobernantes.

El miedo y la angustia son los sentimientos que imperan en la obra, frente al derecho y la justicia. La noción del derecho se intenta manifestar al momento en que uno de los ciegos propone dar cierto orden y concierto a la nueva sociedad que está surgiendo en torno a él. A partir del caos, busca alcanzar la igualdad y vencer la fuerza con razones.

Por lo hasta aquí expuesto, recomendamos esta obra del famoso portugués, ya que se trata de una crítica y reducción al absurdo de la manera en que vivimos y de cómo guiamos nuestra existencia inserta en una sociedad caótica.

jueves, 15 de marzo de 2018

Derecho y cine: Figuras ocultas

Es una excepcional película, basada en la novela del mismo nombre, escrita por Margot Shetterly (2016). El largometraje dirigido por Theodore Melfi (2016), narra la transcendental participación de tres mujeres afroamericanas en la NASA para ganar la carrera espacial.

En concreto, se trata de la vida de Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, quienes ayudaron a que John Glenn fuese el primer estadounidense que orbitara la tierra e incluso la llegada de Armstrong a la Luna. La enorme inteligencia y dedicación de esas mujeres permitió conseguir los palpables éxitos que obtuvo EE.UU. en la década de los 60 del siglo pasado.

La perseverancia hizo que esas mujeres vencieran las barreras de la discriminación producto de su raza y su género, pues recuérdese que en esa época el racismo y la segregación eran radicales en la sociedad norteamericana. No solo tuvieron que vencer esos prejuicios dentro de la NASA, sino que también una de ellas tuvo que recurrir a los Tribunales para poder realizar los estudios que le permitieran trabajar como ingeniera en esa agencia.

La historia de esas calculadoras humanas fue posible gracias a la orden Ejecutiva que dictó el entonces presidente Franklin Roosevelt, en virtud de la cual no era permitido discriminar racialmente a quienes pretendían formar parte de los servicios federales, de ahí que esas mujeres pudieran aportar sus habilidades en proyectos específicos vinculados con la carrera espacial.

Recomendamos esta película no solo por su valor como obra artística, sino también por el testimonio que ofrece acerca del valor de las mujeres que se enfrentan contra la adversidad, para hacer valer la igualdad y el gran aporte que pueden ofrecer ante cualquier reto.

Puedes conocer más sobre esa película aquí.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Derecho y literatura: Presunto inocente


Es una excepcional novela negra, escrita por Scott Turow (1987), profesor de literatura y abogado egresado de Harvard, cuya máxima virtud es el de contar con una excelente narrativa y el desarrollo de una historia que no permite separarse del libro. La obra llegó a ser un best seller.

La novela está narrada en primera persona por parte de Rusty Sabich, fiscal adjunto, quien se encargó de investigar la violación y asesinato de su joven y atractiva colega y compañera de trabajo, Carolyn Polhemus. El asesinato y la investigación ocurren mientras se llevaba a cabo el proceso de campaña para la elección del Fiscal General, Raymond Horgan, a quien le preocupaba que la falta de resolución de esa investigación afectara su campaña para la reelección.

La historia da un gran giro al descubrirse un hecho que deliberadamente omitimos señalar, pero que conlleva a Sabich a un proceso judicial con el objeto de descubrir al autor de los crímenes ya señalados. En ese juicio, contrastan un fiscal, una acusación, una actuación y preparación del juicio pobre y que deja mucho que desear, cuya vereda opuesta es la de la defensa, esmerada y pulcra, lo que hace que para los abogados la historia sea más interesante, a parte de que ha sido escrita magistralmente. También la obra sirve de ejemplo para tratar los temas de los principios de oralidad, inmediatez y de cómo se manifiesta el perjurio.

En concreto, la novela sirve para evidenciar de qué modo la presunción de inocencia es una garantía que, de no ser desvirtuada, obra en favor del acusado y de que no es posible castigar a un imputado sirviéndose únicamente de pruebas circunstanciales.

Se hizo un largometraje basado en la obra (1990), dirigida por Allan J. Pakula, en la que el protagonista es Harrison Ford. Puedes conocer más de la película aquí.